Uso del Concreto Ligero

Al concreto ligero se le denomina así porque su peso unitario es sustancialmente menor en comparación al que se fabrica con agregado de grava o piedra triturada. Por lo regular, este tipo de concreto tiene un peso volumétrico fresco menor de 1,900 kg/m3.

Se clasifica en tres categorías:

• Concreto de baja densidad: se utiliza principalmente como aislamiento y tiene pesos unitarios por debajo de los 800 kg/m3. Lo normal es que su resistencia a la compresión varíe entre 50 a 1,000 psi (libras por pulgada cuadrada). La perlita y la vermiculita suelen utilizarse como agregados.

• Concreto estructural: tiene resistencia y densidad suficiente, por lo que permite su uso en elementos estructurales. Su peso unitario va de los 1,440 a los 1,900 kg/m3. La resistencia mínima a la compresión es de 17.3 Mpa.

• Concreto de resistencia moderada: abarca desde los concretos de agregado ligero de baja densidad hasta los estructurales. Su resistencia a la compresión varía entre 6.9 Mpa y 17.3 Mpa con densidades entre 800 a 1,440 kg/m3.

Se le utiliza como sustituto completo y adecuado para el concreto de peso normal, con el propósito de disminuir peso, aunque su resistencia última a la compresión tiende a ser inferior a la de este último.

Su costo es más elevado, pero se compensa por la reducción en cargas muertas, que permite a su vez una reducción en el tamaño de las cimentaciones, así como del tamaño de columnas, vigas y espesor del piso, entre otras ventajas.

Además, su valor como aislante del calor del concreto ligero basta para eliminar parcialmente, o por completo, la necesidad de utilizar un material aislante adicional.

De acuerdo con los materiales que los integran y los métodos de fabricación, los concretos ligeros pueden identificarse de la siguiente manera:

• Concretos sin finos, cuya ligereza se obtiene suprimiendo el agregado fino, produciéndose con ello numerosos vacíos entre las partículas del agregado grueso.
• Concretos celulares, producidos por la formación de burbujas gaseosas dentro de la masa fluida por una lechada o un mortero. También se conocen como concretos aireados, espumosos o gaseosos.
• Concretos de agregados ligeros, obtenidos mediante la utilización de agregados naturales o artificiales de muy bajo peso específico.

RESISTENCIA A LA COMPRESIÓN

La resistencia a la compresión de los concretos ligeros es variable, de acuerdo al tipo específico de concreto, y varía de manera considerable de una clase a otra.

Incluso, dentro de un mismo tipo de concreto ligero, existen variaciones en resistencia que dependen de la relación agua/cemento empleada, de su peso volumétrico, de su contenido de humedad y del tipo de fabricación, donde interviene el sistema de curado de manera preponderante.

La base empleada para definir su resistencia está referida al contenido de cemento para un revenimiento determinado. El contenido agua-cemento requerido para un revenimiento dado no constituye una propiedad mecánica o física del concreto ligero, sin embargo sí influye en su resistencia, flujo plástico y contracción.

Para el desarrollo de una consistencia determinada, los concretos ligeros requieren de un 60% más de cemento que los concretos convencionales. En algunos casos, sobre todo cuando las resistencias esperadas son del orden de 300 kg/cm2, se requiere de una cantidad de cemento similar en los concretos ligeros que en los convencionales.

Además, la sustitución del agregado ligero fino, por arena, reduce la cantidad de cemento requerida para una resistencia específica. El contenido total de agua, incluyendo la de absorción y la de mezclado, es mayor en los concretos ligeros.

Si el agregado fino se sustituye por arena, el contenido de agua se reduce de manera significativa, pero siempre en una cantidad mayor a la de los concretos convencionales.

Toma nota

• El concreto ligero es recomendable en elementos y estructuras como relleno de azoteas, nivelación de entrepisos, remodelación de edificios, muros de relleno y  precolados ligeros de concreto, así como en sitios donde la acústica es importante.

• Destaca por su gran elasticidad y flexibilidad, gracias a lo cual no trasmite las vibraciones y reduce el agrietamiento, aun cuando tiene una excelente resistencia al impacto. Además, posee excelentes cualidades como aislante térmico.

¿Sabías que?

• Las investigaciones en el campo de los concretos ligeros se iniciaron alrededor de 1900 con concretos aireados o celulares elaborados a base de procesos químicos.

• En Hungría se utilizaron durante 1907 las escorias de altos hornos como base para formar estructuras ligeras.

• En Alemania, Dinamarca, Gran Bretaña, Estados Unidos y Rusia, durante el periodo entre 1910 y 1940, se desarrollaron técnicas para la elaboración de concretos ligeros celulares, aireados o a base de agregados expandidos o procesados, lográndose variados tipos de concretos ligeros con resultados favorables.

• Después de la Segunda Guerra Mundial, la aplicación de estos materiales alcanzó un desarrollo considerable, utilizándose inclusive para la construcción de barcos. También se desarrollaron técnicas para la utilización de cenizas de desechos de calderas para la elaboración de agregados ligeros.

Descubre otras maneras en las que nuestro Equipo de Asesoría Técnica puede apoyarte en tu negocio.