Distintivo CPRO

El ABC de la certificación.

Una certificación es un proceso de validación que una entidad externa a una empresa realiza para aprobar o desaprobar, de acuerdo a determinada normativa, su sistema de gestión, que comprende la estructura de una organización e incluye sus procedimientos, procesos y recursos.

Algunos ejemplos son:

• Gestión de la Calidad ISO 9001
• Gestión ambiental ISO 14001
• Gestión Automotriz ISO/TS 16949

Un poco de historia

Las Normas ISO (Internacional Standard Organization) aparecen en el año 1987, así como el proceso de certificación basado en dichas normas.

Así, surge el tema del aseguramiento de la Calidad, basado principalmente en las Normas ISO 9000, que determina el “camino” a través de su know how, es decir, cómo lo hace y con un reconocimiento internacional.

Cuando la empresa se prepara, implementa y trabaja durante un tiempo bajo su Sistema de Gestión de la Calidad (SGC), un ente internacional le otorga el certificado ISO 9001:2000, que en pocas palabras garantiza que la empresa ofrece productos o servicios tomando en cuenta la orientación al cliente, la orientación a los procesos y la mejora continua.

¿Cuál es el camino rumbo a una certificación?

• Tener el compromiso de la dirección general. Las empresas contratan un consultor externo para que los asesore y acompañe a implementar su SGC.
• Posteriormente, se hace un diagnóstico de la empresa.
• Inicia un proceso de sensibilización y motivación entre los implicados, a través de una capacitación.
• Se nombra a un responsable de Calidad.
• Inicia el desarrollo del SGC, identificando sus procesos e interrelaciones.
• Las políticas y procedimientos se vuelcan por escrito.
• El sistema se pone en práctica, en la medida en que se va escribiendo, previa capacitación del personal.
• El sistema se mejora y ajusta de acuerdo a las necesidades.
• Con el sistema en marcha, por lo menos durante tres meses, se solicita una auditoría de certificación a un organismo internacional competente y reconocido.

La certificación avala la forma de trabajar y satisfacer las necesidades de sus clientes, planificando, manteniendo y mejorando el desempeño de sus procesos de manera eficaz y eficiente, con el objeto de lograr ventajas competitivas.

La norma está dividida en 4 capítulos:

• Responsabilidad de la Dirección.
• Gestión de recursos.
• Realización del producto o servicio.
• Medición, análisis y mejora.

La certificación se otorga después de evaluar el SGC desarrollado e implementado por la empresa y abarca toda la gestión de la empresa desde que existe un pedido de un cliente hasta que se le entrega el producto o servicio, pasando por todas las etapas y áreas correspondientes.

Se otorga el certificado por un lapso de 3 años, a partir de que el auditor externo evalúa y aprueba todo el SGC. Luego realiza auditorías, la primera a los 6 meses y si está todo bien, cada año hasta cumplir con los 3 años. La recertificación (cada 3 años) es sólo una auditoría más de las que ya ha pasado, con la diferencia que se audita nuevamente, como en la primera oportunidad, todo el SGC y no en forma parcial, como en las auditorías intermedias. La diferencia está en cómo la empresa se compromete con su SGC, si lo hace preocupada por mejorar constantemente o si sólo le interesa montar una escenografía a la hora de ser auditada.

Toma nota

En cuanto a los recursos que demanda implantar un SGC, son:

• Humanos: A través de la participación comprometida de toda la compañía. El responsable de Calidad dedicará por lo menos 30% de su tiempo a cumplir esta función, salvo en empresas con muchos trabajadores donde posiblemente se requiera un responsable de tiempo completo.

• Materiales: Equipamiento informático, comprar la norma e infraestructura.

¿Sabías que?

La certificación de un sistema de gestión  da lugar a la obtención y derecho de uso de la marca como por ejemplo  Gestión de la Calidad ISO 9001 y Gestión ambiental ISO 14001. Sin embargo, no se debe confundir una certificación con una acreditación, como es el caso del EMA.

Estas son algunas de las empresas certificadoras:

Una acreditación determina la competencia técnica del personal y  la validez técnica de las operaciones. Tiene que demostrar competencia y confiabilidad de los laboratorios de ensayo, laboratorios de calibración, laboratorios clínicos, unidades de verificación (organismos de inspección) y organismos de certificación para la Evaluación de la Conformidad.

Por otro lado, en una Certificación de Producto, por parte del Organismo Nacional de Normalización y Certificación de la Construcción y Edificación, se evalúa, dictamina y certifica la conformidad de productos, procesos, sistemas de gestión de la calidad y servicios relacionados con las NOM y NMX de la construcción y la edificación.

¿Sabías que CEMEX puede contribuir en tu preparación para la acreditación o certificación ante alguna de estas instituciones, a través de nuestro Programa de Mejora Técnica? Descubre cómo y contáctanos aquí.